Steam y el pago de mods

Hace unos dias Steam, la mayor plataforma de videojuegos digitales para PC anunciaba la posibilidad para los modders (creadores de contenido amateurs) de publicar mods de pago en su plataforma y para ello eligieron el videojuego Skyrim que es uno de los más vendidos de su plataforma.

Valve negoció con Bethesda las condiciones económicas que tendrían estos mods y decidieron que cada desarrollador podría ponerle el precio que quisiera a su mod (en caso de querer cobrar por él) y el reparto seria de 30% para Valve, 45% para Bethesda y el 25% restante se lo llevaría la persona que había creado el mod.

Cuando leí esta noticia pensé que era buena idea e incluso como programador que soy me planteé que igual ahora sí que me podía llegar a interesar hacer algunos mods que había imaginado alguna vez pero que nunca tuve tiempo para hacer.

Yo trabajo profesionalmente ya como programador y mi tiempo libre es escaso. Tengo que repartirlo entre muchas otras cosas y lo poco que puedo dedicar a los videojuegos prefiero invertirlo en jugar con lo cual, cualquier otro proyecto suelo descartarlo ya que no me reporta ningún beneficio pero sí que me veo obligado a sacrificar otras cosas que me gustan.

Puede parecer una actitud egoísta pero realmente la gente suele programar o bien para ganar dinero o bien como dice un amigo, “en sus mierdas” porque le apetece y es cierto que la mayoría de modders seguirán manteniendo sus creaciones aunque no puedan cobrar por ello pero yo me estoy lamentando por todos aquellos profesionales que actualmente no están creando contenido porque no les compensa.

La comunidad gamer entró en cólera al dia siguiente hasta el punto que Gabe Newell encontrándose de viaje tuvo que hacer una parada para contestar en reddit a los coléricos usuarios que estaban ya planeando incluso hacer plataformas alternativas a Steam.

De todas las excusas que he leído solo puedo resumirlas en: “los mods eran gratis y no queremos pagar por ellos”. Ok, se dieron otros argumentos pero seamos sinceros, la gente que valora por ejemplo que es injusto que un modder se lleve solo el 25% de lo recaudado ni está entendiendo como funciona el mundo profesional de la programación ni los costes que conlleva para Valve dar soporte a esta función en su plataforma y a la propietaria del juego, en este caso Bethesda, que ha invertido horas de programación en crear un sistema que permita modificar el juego.

En el fondo pienso que esto ha sido causa de que la comunidad gamer tiene que tener una media de edad bastante baja y que los que más se quejaban posiblemente no tienen ingresos con los que afrontar contenidos de pago pero también es cierto que hoy por twitter hablando de este tema me han recordado la que se montó cuando Whatsapp quiso cobrar 0,89 céntimos por su aplicación.

En resumen, y que la mayoría de aficionados a los videojuegos que puedan leer este artículo va a estar en desacuerdo con mi opinión pero desde un punto de vista de alguien que es usuario y programador, este sistema nos hubiera llevado a potenciar la creación de contenido por fans que a la larga es lo que de verdad hace grande a un juego.

Minecraft no hubiese llegado a ser tan famoso sin los mods y también, justo antes de ser adquirido por Microsoft, estaban pensando en retribuir a los modders.

Espero y tengo bastante certeza de que Valve volverá a encauzar este tema y que volveremos a ver la posibilidad de tener mods de pago en Steam.

Seguramente esperarán un tiempo y lo propondrán con algún otro juego desde buen principio para no tener que cambiar todo el contenido gratuito de un día para otro. Tal vez GTA V hubiese sido una mejor apuesta en mi opinión.

Para terminar y solo para saciar mi curiosidad, me gustaría saber de todo el mundo que estaba tan a favor de los mods pero no de pagar, cuántos de ellos llegaron a usar el botón de “donar” (la única forma legal de comercializar legalmente con un mod sin la autorización del desarrollador original) y estoy convencido de que las cifras serian lamentables.

Tenemos que aprender que “El todo gratis” es tan malo como los argumentos de algunas organizaciones que están vendiendo a precio de sangre de unicornio sus contenidos

Deja un comentario