World of Warcraft: Batalla por Azeroth

Esta noche pasada salió la última expansión de World of Warcraft, Batalla por Azeroth donde los enfrentamientos entre la Alianza y la Horda vuelven a estar en un punto crítico que no vivíamos desde los hechos anteriores a Warcraft 3 y el pacto que unió a todas las razas para poder combatir a la plaga.

Sylvanas con intención de dividir a la alianza, atacó Teldrassil en los eventos que pudimos jugar en la pre-expansión, matando a su paso a incontables elfos de la noche. La alianza respondió asediando las Ruinas de Lordaeron, antigua localización humana y que ahora se había convertido en la capital de los no muertos.

Comenzamos de esta forma la séptima expansión de World of Warcraft que contará la evolución de esta guerra entre las dos facciones mientras Azeroth sigue corrompiéndose por la herida de la espada de Sargeras.

Después de las dos primeras horas de juego, vemos como el rey Anduin le da prioridad a conseguir una alianza estratégica con la isla de Kul Tiras y a tratar de impedir que la Horda una a los Zandalari a su causa.

Jaina jugará un papel primordial en esta trama ya que su madre Katherine Valiente es la actual regente de la nueva zona y le procesa un gran odio al culparla de la muerte de su padre por hechos pasados.

El padre de Jaina, el almirante Proudmore, atacó a los orcos tras la derrota de la legión en la batalla del monte Hyjal (WC3) y Jaina ayudó a escapar a Rexxar y Rokhan que acabaron matándolo. La madre de Jaina considerará estos hechos como un delito de guerra y la sentenciará a muerte en los primeros minutos de la expansión.

De hecho, las tramas políticas parece que estarán presentes en esta primera parte de la expansión recordándome un poco a Juego de Tronos, incluso en detalles como los de usar cuervos para comunicarse.

NOVEDADES Y CONTENIDO DE ESTA EXPANSIÓN

La expansión se desarrollará hasta el nivel 120 en dos nuevas zonas: Kul Tiras (Alianza) y Zandalar (Horda)

Nuevas razas aliadas estarán disponibles como ya vimos al final de WoD: Draenei Forjados por la Luz, los Elfos del Vacío y los Enanos del Hierro Negro (Alianza) y Tauren Monte Alto, los Elfos Nocheterna y los Trols Zandalari (Horda)

En cuanto a mecánicas de juego, abandonaremos nuestras armas artefacto en una misión con el objetivo de sanar la corrupción que esta matando a Azeroth y pasaremos a tener un nuevo collar artefacto y un sistema donde las piezas de armadura evolucionan con puntos de talento.

También creo que abandonamos definitivamente las sedes de clase como ya ocurrió con nuestra ciudadela y de momento no se si añadirán un nuevo sistema de misiones de algún tipo.

A medida que vaya profundizando en el contenido de esta expansión volveremos a hablar sobre su contenido y sobre algunos artículos relacionados con la historia de Warcraft que tengo pendientes de publicar.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.