Nintendo Switch, una semana después

Justo ha pasado una semana desde que Nintendo presentó oficialmente su nueva consola hibrida y quería hacer un artículo recapacitando sobre mis primeras impresiones iniciales.

La presentación tuvo lugar en la madrugada del viernes para el horario español así que tuve que verla en diferido esa tarde pero durante el día pude ver todos los comentarios de los usuarios “más exigentes” que se quejaban de algunas cosas y decidí escribir un artículo en Orgullogamer explicando mi opinión al respecto de dichas críticas.

Bien, a partir de ese día he participado en algunos cuantos debates con amigos y en redes sociales sobre todo viendo que efectivamente hay gente que más allá de no gustarles la propuesta de Nintendo se apresuran a vaticinar el cierre de Nintendo, algo que ocurre con cada una de las consolas que saca al mercado así que nada nuevo por el momento.

Sigo pensando que la batería no es que sea excesiva si no que es lo que la tecnología actual permite y que me parece irracional pedir más de lo que otras portátiles han ofrecido históricamente como 3DS y PSP Vita que tienen una duración inferior a lo que se nos promete en un principio con Switch.

El precio aunque lo defendí en un principio creo que más bien lo he racionalizado. Entiendo que Nintendo vaya a pedir 330€ de salida porque es el mismo precio que pidió por 3DS (que también me la compré el primer año) aunque es cierto que bajándola a 250€, aunque hubiese perdido dinero, habría tenido más éxito entre los usuarios más alejados de sus productos y es una diferencia de precio que habría recuperado en unos pocos juegos vendidos.

Sigo pensando que es totalmente lógico que hagan un online de pago siempre y cuando vayan a ofrecer un servicio que corresponda con lo que pidan, una cifra que tampoco conocemos actualmente con lo cual es difícil evaluar este punto pero el coste de los servidores, técnicamente hablando, es más óptimo que se centralicen para todos los juegos de la consola que  tengan que crear para cada uno de ellos servidores independientes porque ese coste, al final siempre se repercute al usuario, a pesar de que hay mucha gente que habla de un mítico “online gratuito” que nunca ha existido.

Si algo hay que no me convence es el precio de los juegos que variarán de 45€ a 60€ según la calidad que tengan y es algo sinceramente que si me echa para atrás a la hora de pensar en comprármela porque Nintendo es una empresa que no rebaja prácticamente el precio de los juegos por mucho tiempo que pase.

No quiero verme con la consola después de un año y solo dos o tres juegos en mi estanteria pero, por otro lado, de momento ya hay tres o cuatro juegos que me llaman la atención empezando por el nuevo Zelda: Breath of the wild e incluyendo el Mario Odissey que se vió expectacular en la presentación. Al final lo importante son los juegos y conociendome, se que los voy a querer tener.

Probablemente me la terminaré comprando pero dudo mucho que sea en marzo. Ahora mismo estoy construyéndome un PC Gamer con una gráfica 1080 (que es lo más potente que existe actualmente) y después seguramente vaya a por una PS4 que planeaba comprármela para este mes de enero y al final decidí darle prioridad al PC.

Y ya a mitad de año si acaso me lo plantearé aunque seguramente tendré ganas de comprarme juegos y de centrarme en las plataformas que tengo ahora, que no son pocas.

Deja un comentario