Hablemos un poco sobre Kickstarter

Hoy he visto por Twitter una crítica a un pequeño estudio indie español que ayer había sacado una campaña de Kickstarter y hoy ya le estaban exigiendo milagros para convencerles.

Parémonos un momento a pensar cómo funciona esto del Kickstarter…

Una persona tiene una idea o un proyecto. Pongamos que es una idea buena para hacer un juego que él piensa que podría salir bien. Hasta aquí todo correcto.

Para hacerlo necesita entre otras cosas mucho tiempo, muchas habilidades que seguramente no tiene por sí mismo y buena publicidad.

Empecemos con “el tiempo” que es eso que todos tenemos y que a nadie le sobra.

Puedes dedicarle a tu idea “ratos libres” y esperar terminarlo algún año pero no suele buena idea entre otras cosas porque seguramente vas a trabajar con otras personas que no quieren dedicarle años y al pasar el tiempo no vas a mantener las mismas ganas que al principio con lo cual no es la mejor opción.

También puedes dedicarte a fondo pero claro, necesitas pagar el alquiler y te has acostumbrado a comer de vez en cuando con lo que puede que necesites dinero para subsistir hasta que se termine tu juego.

Ok, hablemos ahora sobre lo que puede hacer esa persona y lo que no.

Yo soy programador. Con 12 años ya programaba en Basic, a los 14 aprendí otros lenguajes de programación más útiles como c y c++ y al pasar los años he ido incrementando tanto lenguajes como plataformas en las que he querido desarrollar.

La programación siempre se me ha dado bien pero si me pides hacerte un monigote en Photoshop o crear una melodía soy tan inútil como un exconcursante de HMYV.

Con lo cual pongamos que esta persona que ha tenido una idea siempre va a necesitar de otros profesionales que complementen sus habilidades ya que por sí solo no va a poder llevarlo a cabo.

Estas personas que serán profesionales seguramente también tendrán alquileres y comerán de vez en cuando. Tendrá que pagarles si quiere algo de ellas o secuestrarlos y darles cacahuetes para comer. Es una opción viable también.

Vale, ya tenemos una idea pero se necesita inversión para pagar el tiempo del equipo que va a trabajar en el proyecto.

Abren un Kickstarter y ponen los pocos conceptos que hayan podido hacer en su tiempo libre. El problema es que esa persona es programadora y a la gente le importa dos bledos que se haya currado un motor de puta madre o lo optimizado que sea su trabajo, necesitan ver pantallas de algo que aún no existe.

Ahí salen las versiones conceptuales que solo reflejan lo que les gustaría llegar a hacer o lo que creen que van a poder hacer con el dinero que consigan.

Si esas pocas pantallas que realmente no tienen que reflejar el resultado final no convencen a la gente necesaria, ese juego no se hará.

Ahí entra el tercer elemento necesario que es la buena publicidad. Sin gente que conozca el proyecto y quiera participar el juego nunca llegará a realizarse. Es algo impepinable.

Aquí en España somos desconfiados. Es así. Venimos de la cultura de la picaresca donde no sabes quién te la va a querer meter doblada con lo cual desconfiamos como medida preventiva.

¿Es legítimo desconfiar? Por supuesto pero tenemos que tener claro lo que significa no apoyar a los estudios indies que intentan hacer sus primeros juegos.

En España no se valora la programación. Tengo un montón de compañeros que al pasar los años han ido emigrando porque es más fácil. Las empresas de fuera te valoran mucho más que las empresas españolas y sabes que vas a cobrar mucho más que aquí.

Eso ha resultado en que haya una demanda bestial (y me quedo corto) de programadores. Los que nos hemos quedado aquí nos hemos beneficiado de esto durante la crisis pero sinceramente, yo también llevo un tiempo pensando que me compensa más irme fuera a pesar de que con mis 36 años de edad ya no soy un chaval.

Podéis pensar que da igual, que vivimos en una época de globalización y que las empresas de fuera van a seguir ofreciéndote juegos pero luego nos olvidamos de todos esos juegos que no vienen doblados o que incluso no vienen subtitulados en tu idioma porque no les merece la pena.

Y no son casos aislados. Telltale se ha vuelto de oro haciendo aventuras gráficas y ahora ha empezado a subtitular en un español bastante mediocre sus juegos. Rockstar ha vendido lo incontable con GTA 5 y no lo ha doblado al español. Y así cientos y cientos de juegos.

En esto también influye la piratería que aparte de no apoyar empresas somos únicos hundiéndolas pero bueno, eso es tema de otro artículo.

¿De verdad os pensáis que a alguien le puede interesar meterse en este berenjenal? No, si es alguien con talento simplemente va a pedir trabajo en un estudio extranjero y sus buenas ideas posiblemente se pierdan.

Eso sí… Exigirles hay que exigirles todo lo posible o sino mostrar nuestra disconformidad en las redes sociales para que aprendan a hacernos caso.

Porque nuestra opinión le va a resbalar a Ubisoft y a Sony que tienen millones para aburrir pero a una pequeña empresa que tiene unos problemas increíbles para hacer su primer juego… Ay amigo, a esa empresa sí que puedes hundirla con unas cuantas malas opiniones.

Alguien me ha preguntado hoy por Twitter si es que él estaba obligado a apoyar cualquier proyecto y yo le he respondido que no pero creo que todos tenemos que ser conscientes de que ponérselo más difícil a alguien que ya lo tiene complicado para sacar su juego adelante no beneficia a nadie.

Después de todo, los que les hayan apoyado en el Kickstarter solo se juegan unos pocos euros (y porque han querido) y este estudio indie se juega su reputación de la cual pretenderá vivir durante todos los años que le sea posible.

Si eso para vosotros no es garantía suficiente para aportar unos euros no pasa nada pero yo os pediría que reflexionéis sobre las malas críticas y más cuando son sobre aspectos que podéis desconocer.

Un juego puede estar al 70% y no ser jugable. Pensar en toda la base que tiene que tener un juego antes de empezar a construir la parte que los jugadores van a ver y disfrutar.

Es más, aunque fuese jugable igual no tiene los gráficos que quieren enseñar porque se han ido apañando con bocetos hasta poder pagar a un buen diseñador que haga unos gráficos acorde a lo que quieres mostrar.

También en muchos proyectos llega un momento en el que tienes que retroceder para rehacer cosas y no pasa nada. Sucede en todos los proyectos y yo lo he vivido de primera mano durante estos últimos 10 años que llevo dedicándome a ello.

No les exijas algo como una demo jugable porque de tenerla seguramente se buscarían a un socio capitalista y no necesitarían de un kickstarter para sacar su juego.

No sé. Me produce tristeza ver el poco apoyo que tienen los estudios pequeños en España y por eso no me sorprendo que cada vez haya menos iniciativas.

Si fuese una industria como el cine lo entendería. Yo tampoco apoyaría para que saquen más películas de Pajares o de Almodobar pero es que en España se han creado muchos juegos buenos.

Como programadores los españoles estamos muy bien valorados fuera de España (curiosamente) y estamos dejando escapar a profesionales increíbles para que trabajen en el extranjero porque aquí no se les apoya.

Parece que nos guste seguir siendo la España donde los guiris vienen a veranear y de la vendimia por temporadas. Al final tenemos lo que nos merecemos como país.

Deja un comentario